Alimentos ecológicos

¿Son tan buenos como parecen? ¿Serán una moda pasajera?

Hoy te traemos un artículo en el que te contamos qué son los alimentos ecológicos, su impacto en España, cómo podemos reconocerlos, qué ventajas tienen y cuáles son sus inconvenientes. De esta forma, contestaremos las dos preguntas iniciales.

Introducción y origen de estos alimentos

En los últimos años, hemos visto nacer y proliferar conceptos que al preguntar por ellos en el pueblo más recóndito de España nos contestarían: “¿y eso que es? ¿se come?”.

¡Estamos de enhorabuena! En este caso, los alimentos ecológicos sí que se comen y cada vez hay más gente interesada por ellos.

A partir de 1991, es posible encontrar los primeros estudios y estadísticas en las que se analiza el interés por este tipo de alimentos, tanto con la superficie dedicada a esta agricultura como con el número de trabajadores.

En 2018, España entró en el top 10 de los países con un mayor volumen de mercado ecológico, observando una tendencia constante de crecimiento de más del 12%.

Top 10 paises ecologicos

Según el informe de EcoLogical, ese año, el gasto per cápita fue de 36,33 euros, siendo 15 euros más elevado que en 2012.

Gastos en el mercado ecologico

¿De dónde viene ese interés?

Para explicarlo de forma breve, vivimos en una sociedad fuertemente marcada por el consumo y la necesidad constante de producir. Esto hace que la mayor parte de los sistemas busquen un rendimiento económico y traten de modificar todos los aspectos que supongan un problema a la hora de generar dinero. Por ello, se tratan las verduras con químicos y abonos para acelerar su crecimiento. Esto mismo ocurre en el ámbito de la ganadería, donde se emplean concentrados alimenticios que permiten preparar a los animales para su consumo en la mitad del tiempo.

Frente a este sistema de producción, en el que los alimentos son procesados y sometidos a múltiples tratamientos que modifican su composición (tamaño, olor, sabor, etc.), nacen los productos ecológicos.

¿Qué son los alimentos ecológicos?

Los alimentos ecológicos son aquellos que cumplen las siguientes características:

Alimentos vegetales: deben estar libres de:

  • Pesticidas, herbicidas e ingeniería biológica.
  • Abonos sintéticos o elaborados a partir de lodos residuales.
  • Radiación ionizante (aplicando la energía atómica).

Alimentos de origen animal: deben tener:

  • Una alimentación natural (sin antibióticos, ni hormonas).
  • Acceso al aire libre.

Un claro ejemplo de esto es la valoración de los huevos de gallina. Podemos ver distintos tipos en función del bienestar animal y de su libertad.

Ahora bien, el confort del animal, la alimentación que lleve o el empleo de antibióticos ¿influye en nuestra salud? ¿acaso los alimentos ecológicos son más sanos? ¿qué tienen de especial?

Podríamos hablar largo y tendido sobre estas cuestiones, pero, para no demorarnos mucho y tratar de hacerlo lo más sencillo posible, vamos a señalar las principales cualidades de estos alimentos en dos bloques, a través de pros y contras.

Pros de los alimentos ecológicos

El principal fundamento de elegir estos alimentos es que son más saludables. Efectivamente, el hecho de tratar los productos de la forma más natural posible garantiza el mantenimiento de la mayor parte de sus nutrientes.

Otra de las ventajas de los alimentos ecológicos es que, al no emplearse productos químicos, la contaminación que producen es prácticamente 0.

Además, las fábricas no generan este tipo de productos en cantidades industriales, sino que requieren de la mano de obra de trabajadores que se encargan del buen cuidado y crecimiento de los productos, cumpliendo así con una labor social de cara al mundo laboral.

Por último, hay que señalar que los alimentos ecológicos ayudan a impulsar un modelo de mercado y comercio mucho más sostenible, fundamentándose en los huertos locales, el cuidado del medio ambiente y la colaboración comunitaria.

¿Sabías que en Francia existe la marca “C’est qui le patron”? En esta empresa, son los consumidores quienes fijan los precios de los productos para asegurar un reparto equitativo entre producción y distribución, y así apoyar a los agricultores, ganaderos, etc.

Contras de los alimentos ecológicos

El primer contra que nos encontramos es la escasez de estos productos dentro del mercado, ya que las empresas optan por los productos procesados debido a su facilidad de producción y a su mayor cantidad disponible.

El segundo problema es el precio elevado que tienen los alimentos ecológicos, ya que requieren de mayor tiempo y esfuerzo para su crecimiento. Además, deben cumplir una gran cantidad de garantías, lo que hace que sean más caros para el consumidor.

Esto supone un gran debate con respecto a la ecología, ya que, actualmente, solo están al alcance de quienes tienen tiempo para encargarse de su propia producción (pequeña huerta) o de quienes tienen dinero para comprar estos alimentos.

Conclusión

Los alimentos ecológicos no son una moda, ya que tienen más beneficios que aquellos procesados, garantizan una mejor calidad del producto y promueven un desarrollo social, por lo que te animamos a apoyar a huertas locales y fomentar la economía circular.

¿Sabías que tenemos un área en nuestra web dedicada a nuestra propia huerta? Aquí te dejamos el enlace para que le eches un vistazo a nuestro contenido.