Ansiedad y deporte

¿Cómo el deporte puede ayudar a tu salud mental?

Todos conocemos los beneficios del ejercicio para la salud física. Sin embargo, sus ventajas también se extienden a la salud mental.

Los trastornos de ansiedad son los más prevalentes de todos los trastornos mentales. Por desgracia, no hace falta tener ningún diagnóstico para haber experimentado síntomas o incluso una crisis de ansiedad. Estos son muy comunes en la población en épocas de estrés y se caracterizan por: aumento de la frecuencia cardíaca, sudoración, palpitaciones, mareos y náuseas, sensación de ahogo, temblores, etc., todo esto acompañado de la sensación de que “nos pasa algo” y de que incluso podemos llegar a morir, por ejemplo, de un infarto. 

Estos signos son los mismos que podemos encontrar a la hora de hacer ejercicio. Y pensarás, ¿cuál es la relación?

Pues bien, hacer ejercicio nos permite exponernos y acostumbrarnos a estos síntomas sin que vayan acompañados de esa sensación de ansiedad característica de las crisis. Es decir, nos permite conocerlos, saber cómo nos afectan y aprender a valorarlos. Nos permite saber que, a pesar de que se nos acelere el corazón, sudemos, nos falte el aire y nos mareemos, somos capaces de soportar estas señales de nuestro cuerpo sin ese sentimiento de peligro y angustia que nos acompaña en aquellos momentos en los que tenemos una gran ansiedad.  

Importancia de la mente y el cuerpo, equilibrio

Las investigaciones nos dicen que el 12% de los casos de ansiedad se deben a un estilo de vida sedentario. El ejercicio disminuye la tensión y la ansiedad de una manera más eficaz que incluso algunos fármacos tranquilizantes. Esto se debe a que el ejercicio libera en nuestro cuerpo Noradrenalina, Dopamina y Serotonina, generando endorfinas, provocando una sensación de bienestar en nuestro organismo que dura aproximadamente unas 4 horas (Amigo, 2012).

Una cosa muy importante es que, para que los efectos beneficiosos del deporte se produzcan sobre la ansiedad, no necesitas pasar del sofá a ser como Rafael Nadal. No tiene por qué darse una mejora objetiva en tu rendimiento deportivo (que sin duda, aparecerá con la práctica continuada) para que se produzca. Es una sensación más subjetiva y personal. A continuación, os dejo los beneficios que nos aporta el ejercicio físico. 

Beneficios del ejercicio físico y el deporte a nivel mental

Para terminar, quiero hacer hincapié en que tenemos que cuidar tanto nuestra salud mental como nuestra salud física. Con el ejercicio tenemos una gran herramienta para mejorar las dos, aumentando así nuestro bienestar general, por lo que resulta muy importante ir incorporando de forma progresiva la actividad física a nuestras rutinas.

Referencias bibliográficas:

Amigo Vázquez, I. (2012). Manual de Psicología de la Salud. Madrid: Pirámide, pp 75-88