Desarrollo energético sostenible

El desarrollo sostenible es “aquel que asegura las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para enfrentarse a sus propias necesidades” (Informe Bruntland, 1987).

Una pieza clave dentro este concepto tan amplio es la energía, esa entidad abstracta que tiene multitud de definiciones. El objeto de este artículo es mostrar una visión del valor que tiene en el mundo actual este concepto y qué estrategias debemos adoptar para poder evitar problemas como la pobreza energética o la contaminación del planeta.

Factores a tener en cuenta para satisfacer las necesidades energéticas del ser humano:

  • El crecimiento demográfico
  • El desarrollo económico
  • La escasez de recursos energéticos
  • La protección del medio ambiente

1. El crecimiento demográfico

El crecimiento demográfico hace referencia a la evolución poblacional en el tiempo. Tras la revolución industrial, los datos han ido aumentando de manera continuada y, actualmente, siguen un ritmo exponencial.

Aumento de la población de forma exponencial

2. El desarrollo económico

El desarrollo económico e industrial también se ha ido incrementando, con el avance de nuevas tecnologías y la aparición de industrias digitalizadas.

Estos dos factores hacen que el abastecimiento energético mundial se convierta en uno de los grandes retos de nuestra generación. Al tener más personas aumenta de forma directa el consumo total de estos recursos y al utilizar herramientas más sofisticadas se generan mayores demandas de electricidad.

3. La escasez de recursos energéticos

Este problema se complica aún más al añadir la escasez de recursos energéticos, los cuales son limitados y están mal repartidos según criterios geográficos, sociales, etc.

Esta escasez es más notable en zonas donde hay menos recursos económicos, dando lugar al concepto de pobreza energética, directamente relacionado con la falta de acceso a la electricidad y con la dependencia de la biomasa tradicional.

  • En 2014, más de 1.200 millones de personas (85% áreas rurales) no tenían acceso a la electricidad.
  • En el África subsahariana, el 80% de la población depende de la biomasa tradicional.

Mapa que muestra la necesidad de un desarrollo energético sostenible a nivel mundial.

Pobreza energética en España:

En nuestro país, el número de personas con este problema no para de crecer.

Los precios de la energía doméstica se incrementan continuamente y ya en 2017 hasta un 23% de los hogares se encontraba en riesgo de pobreza energética, viéndose más afectadas las mujeres de más de 65 años, tal y como muestra el siguiente estudio.

Algunas instituciones comienzan a actuar con bonos sociales, aunque la pandemia provocada por la crisis del coronavirus ha complicado aún más la situación y este problema ya es una causa de muerte más significativa que los accidentes de tráfico (Tirado Herreto et al., 2014).

Otro concepto interesante a analizar es la capacidad de carga, término que relaciona el nivel de gasto energético con los recursos de los que disponemos.

Si todos los años consumimos varias veces la capacidad de carga del planeta, ¿cómo es posible que millones de personas vivan en situación de pobreza energética? ¿Algo está fallando? ¿Dónde esta el problema? Tú debes buscar la respuesta.

Desarrollo energético sostenible.

¿Qué haremos en una sociedad más poblada, más tecnológica, electrificada y consumista?

4. La protección del medio ambiente

Finalmente, el cuarto factor a tener en cuenta para satisfacer las demandas energéticas es la protección del medio ambiente. El sector energético actual, sin entrar en detalles, emite óxidos de azufre (SOx) y de nitrógeno (NOx), CO, CO2, hidrocarburos volátiles (VOC’s), partículas sólidas y metales pesados.

Todos estos elementos están contribuyendo a la degradación del clima y dificultan las condiciones para la vida en la Tierra, que ha visto como se desencadenaba la sexta extinción de especies debido a nuestra falta de recursos energéticos.

¿Qué podemos hacer?

Algunas estrategias y políticas para un desarrollo energético sostenible serían:

  • Reformar el mercado energético y aplicar normativas apropiadas para cambiar el modelo de producción y consumo.
  • Fomentar el ahorro energético adoptando sistemas de gestión energética.
  • Reforestar el planeta como medida compensatoria, ya que los bosques actúan como sumideros de CO2.
  • Regular de forma justa el precio de la energía para que no sea prohibitivo.
  • Financiar I+D+i, potenciar las energías renovables y mejorar la eficiencia energética.
  • Promover la educación y la información pública.

Si te ha gustado este artículo, te invitamos a visitar nuestro área Última hora, dónde encontrarás otras noticias, conceptos y temas verdes de actualidad.

Referencias bibliográficas

Gómez, G. (2019). La pobreza energética en Madrid tiene rostro de mujer. The conversation. Extraído de: https://theconversation.com/la-pobreza-energetica-en-madrid-tiene-rostro-de-mujer-120128

Informe Bruntland. (1987). Extraído de: https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N87/184/70/PDF/N8718470.pdf?OpenElement

Meizoso, E. (2020). La crisis del coronavirus agrava la pobreza energética. Extraído de: https://cadenaser.com/programa/2020/11/20/hoy_por_hoy/1605861362_878246.html

Tirado Herrero., S., Jiménez Meneses, L., López Fernández, J.L. & Martín García, J. (2014). Pobreza energética en España. Análisis de tendencias. Asociación de Ciencias Ambientales, Madrid. Extraído de: https://unaf.org/wp-content/uploads/2014/05/estudio-de-pobreza-energética-en-españa-2014.pdf