Nuevas adicciones

Ejercicio y trabajo en exceso

Si nos ponemos a pensar en alguien que tenga una dependencia, seguramente se nos venga a la mente una persona que consuma algún tipo de droga, ya sea legal o ilegal. Sin embargo, no solo nos podemos encontrar adicciones a sustancias. También existen otros tipos diferentes como la ludopatía, donde las personas están enganchadas al juego.

Hoy os vengo a hablar de dos nuevas adicciones mucho menos conocidas, que pueden pasar desapercibidas e incluso ser consideradas como algo positivo por los demás: la adicción al ejercicio y al trabajo.

¿Por qué se caracterizan?

Este tipo de adicciones (denominadas conductuales) no se definen por la conducta en sí misma, ya que son actividades que todos realizamos, sino por la forma en la que la persona se relaciona con ellas. En un principio, esta tendencia se relacionó con el disfrute que provocaba llevar a cabo estas tareas, aunque poco a poco va desapareciendo.

Los efectos que tienen son los mismos que los de una dependencia a una sustancia, tal y como muestra el diagrama (Caballo, 2014). Además, pueden generar problemas tanto en la persona que las padece como en su entorno (malestar y deterioro).

Consecuencias y problemas de las adicciones

También generan efectos perjudiciales en la vida diaria, como pueden ser: dificultades para descansar o relajarse, ansiedad, preocupación recurrente sobre la actividad, aislamiento, disminución de otras actividades de ocio, sentimientos de culpa y negación, y muchísimas más que podéis encontrar en esta referencia (Caballo, 2014).

Adicción conductual al ejercicio

Generalmente, la actividad se haría más de una vez al día y siempre siguiendo el mismo patrón, por lo que en muchos casos puede llegar a convertirse en un ritual en el que, si la actividad no se realiza siempre de la misma manera, no se considera que esté bien hecha.

La persona siente una intensa necesidad de llevar a cabo el ejercicio de una manera excesiva e incontrolable, acompañada de alteraciones en varios niveles. Si por algún motivo no pudiera realizar su programa, presentaría síntomas de abstinencia como, por ejemplo, irritabilidad, insomnio o alteraciones del estado de ánimo.

Nuevas addiciones conductuales

Adicción al trabajo

En este caso encontraríamos una necesidad de trabajar constantemente con pensamientos recurrentes sobre la necesidad de ser productivo laboralmente durante todo el día, ignorando los ritmos y tiempos de descanso.

La persona basa su autoestima en la cantidad de trabajo realizado, llegando a afectar a su visión sobre quién es y su valía personal. Todo esto genera un descuido de su autocuidado y su vida familiar y social.

Algunas soluciones podrían ser: ir a terapia, delegar trabajo o limitar las horas del día que se dedican a esta actividad.

Conclusiones:

Aunque la mayor parte de las personas hacemos un uso positivo y saludable de estas actividades, es importante recalcar que el problema aparece en la forma en la que la persona se relaciona con la actividad y los motivos que le llevan a realizarla, por ejemplo, eliminar o evadirse de algún tipo de malestar o de sensaciones negativas.

Es fundamental buscar la ayuda de un profesional para aprender a relacionarse positivamente con estas tareas, fomentar diferentes alternativas de ocio y disfrute y trabajar las causas que la originaron.

Si quieres seguir aprendiendo de la mano de nuestra psicóloga, te dejamos un enlace dónde encontrarás todos sus artículos.

Referencias bibliográficas:

Caballo, V., Salazar, I., y Carrobles, J.A. (2014) Manual de psicopatología y trastornos psicológicos. España, Pirámide.

Chóliz, M., Herdoiza-Arroyo, P. (2020) Adicciones comportamentales. En: Belloch, A., Sandín, B., Ramos, F. (Ed.) Manual de psicopatología (pp. 513-540) España, McGraw-Hill.