Piensa global, actúa local

¿El cambio está en tus manos? 5 ámbitos de actuación

En Presente Sostenible creemos que los problemas de gran impacto pueden comenzar a resolverse con pequeñas acciones. Por ello, con nuestro artículo Piensa global, actúa local te mostramos algunos conceptos para que comprendas tu entorno y puedas mejorarlo.

1. Agua. Recoge, ahorra y cuida este elemento

Empezamos con la molécula que sustenta la vida en la Tierra, el H2O.

Este preciado elemento solo es potable en un 0,025% del total existente.

El pasado 7 de diciembre de 2020 el agua comenzó a cotizar en bolsa, aunque el índice NQH2O, en el que se basan los precios de adquisición a futuro de los derechos del agua, ya existía desde 2018. Este evento, más allá de generar ciertos comentarios a favor y en contra, indica claramente el momento crítico al que nos acercamos como sociedad.

¿Nos creemos por encima de la Naturaleza, pudiendo decidir quién es el dueño del agua que fluye por un río?

El comercio de agua no es nuevo, pero este evento puede fomentar que unos pocos inversores y agentes financieros sean los dueños de los derechos del agua de aquí a varios años. Esto deriva en que, cuando la escasez hídrica y la sequía sean norma general, el oligopolio que sea “dueño” del agua la venderá a precios elevadísimos.

Ya se habla de las guerras del agua, que podrían tener lugar en un futuro poco prometedor y controvertido. Para evitarlo, debemos cambiar el rumbo y construir un Presente Sostenible con acciones que gestionen este recurso adecuadamente, como las siguientes:

Capta el agua de lluvia

La precipitación media anual en España es de 667 mm. Esto quiere decir que por cada metro cuadrado llueven 667 litros. Ahora bien, si vives en una casa individual con un tejado de unos 40 m2 y lo acondicionas para la captación de lluvia, podrías acumular 26.680 litros al año, suponiendo esto 73 litros al día.

 

Estos datos dependen de la localidad en la que vivas y del momento, ya que la estacionalidad de las precipitaciones es un factor a tener en cuenta. Además, en los últimos años ha aumentado la frecuencia de eventos meteorológicos extremos como grandes tormentas, inundaciones, DANAS, sequías prolongadas, etc. y está previsto un crecimiento aún mayor, por lo que debemos almacenar el agua para poder así administrarla equitativamente a lo largo del año.

¿Cuántos litros de agua se podrían acumular en la superficie de cada tejado, urbanización, nave industrial, porche o terraza que ves desde tu ventana?

Otra idea de un ingeniero inventor español es una máquina capaz de producir 3000 litros al día condensando la humedad del aire en zonas desérticas, con un consumo energético similar al de una lavadora. Aquí puedes ver un pequeño resumen de la idea:

Finalmente, el tercer concepto a tener en cuenta son los baños secos.

 

Este tipo de inodoros no utilizan agua. Gestionan por separado sólidos y líquidos para devolverlos a la tierra en un ciclo natural, actuando como abono tras ciertos procesos.

Utilizan materia seca (arena, ceniza, serrín, etc.) para generar compost junto a nuestras heces. Con la orina, tras un almacenamiento de varios meses, se obtiene un líquido fertilizante, libre de patógenos, que diluido en agua aporta nutrientes a las plantas.

Gracias a este ciclo se suprimiría el tratamiento de residuos en plantas de escala industrial, evitando problemas asociados a su gestión, como los lodos de depuración.

La reducción de la huella hídrica es clara y sus beneficios ambientales también.

2. Declives de aves de ciudad. Cuida su espacio

El efecto del cambio climático lleva afectando a las aves desde hace años, especie considerada como un indicador muy importante. De esta forma, podemos ver que la acción del hombre ha generado variaciones en la fauna aviar.

Gráfico que muestra el incremento y el declive de las aves. Tomado de Seo Birdlife.

Existen estudios que muestran la variación del número de especies en los últimos 20 años:

Alguno de los datos más alarmantes son la desaparición de más de 30 millones de gorriones o 15 millones de golondrinas. Además, el cambio climático tiene otros efectos sobre las aves, como el cambio en su migración (Barbacil y Cano, 2017).

Cambios en las aves

Si queremos compensar el declive que hemos generado, las acciones deberían ser mayores. Sin embargo, primero debemos entender el problema para que se convierta en una cuestión social relevante y, tras esto, comenzar a proteger sus espacios.

Alguna acción en esta línea fue la oposición a la gran construcción de plantas solares en Pinto, debido al impacto ambiental que supondría en animales vulnerables como el aguilucho cenizo o el sisón, al destrozar áreas naturales húmedas, llanuras cerealistas y barbechos.

Aquí te dejamos la noticia de Ecologistas en Acción por si quieres saber más.

Debemos proteger la fauna en la medida de lo posible. Conocer su situación nos permite entender nuestra influencia y tomar acción consciente, aunque solo sea con una firma. Durante la nevada que provocó la borrasca Filomena a principios de 2021, mucha gente vio la vulnerabilidad de las aves que habitan en ecosistemas antropogénicos. Hubo quien distribuyó semillas por los parques y quién puso agua en los balcones. Pequeños gestos como estos salvan vidas en momentos excepcionales, por lo que te recordamos el lema del artículo: piensa global, actúa local.

3. Incendios. Planta árboles

Es bien conocida la deforestación y los incendios que se están produciendo a nivel mundial. La cuestión es ¿qué puedo hacer yo para balancear dicha catástrofe?

Incendios en el bosque

Sencillo y directo, planta árboles. ¿Cómo? Si sales por el campo más cercano a tu casa en época de fructificación, podrás coger semillas del árbol que quieras (almendros, pinos, olmos, encinas, robles, etc.).

Es importante que estas semillas se coloquen en el mismo entorno para que la planta tenga más posibilidades de salir adelante. Te recomendamos que escojas un árbol frutal, ya que dará alimentos y el planeta te lo agradecerá.

Con las semillas elegidas, hay que conseguir que germinen. Hay muchos videos en internet, aunque uno de los mejores métodos es envolverlas en papel higiénico húmedo y dejarlas en un lugar oscuro. Algunas semillas necesitan pasar un periodo de frío y otras estar en un sitio caliente. Otro truco es echar un poco de canela como antifúngico para que no salgan hongos con la humedad.

Cuando estén germinadas necesitarás tierra, sustrato y abono. Puedes conseguirlo en cualquier tienda a un precio asequible, aunque te recomendamos informarte antes.

Como plantar un almendro
Plantas para bosques

Como maceta puedes utilizar muchos objetos reciclados, tal y como hicimos nosotros con una lata, una botella, una bandeja o incluso un rollo de papel higiénico (video disponible). En uno o dos años podrás trasplantarlas al campo, a tu jardín o mantenerlas en la maceta.

Seguro que tienes una ventana soleada en casa, un trocito de terraza o algún lugar donde germinar vida y ver este proceso apasionante.

4. Plásticos – Modifica tu consumo

Si consumes productos de las empresas que generan más basura plástica en el mundo, puede que sea el momento de replantearte si merece la pena contribuir a tales fines.

Realmente no somos conscientes de la magnitud de residuos que generamos. No sirve solo con dejar de usar bolsas de plástico en el supermercado. ¿Cuántas veces por semana tiras la bolsa de envases al contenedor?

¿Cuántos productos compras con envases de los que podrías prescindir? ¿Vegetales, frutas y hortalizas? 

5. Microplásticos – Microcambios

Seguramente hayas oído o leído acerca de los microplásticos y sus efectos. Fíjate en la siguiente imagen y piensa en cuál crees que podrías estar contribuyendo.

Efectivamente, el elemento que más microplásticos envía a los océanos es aquel que seguramente usas a diario. Cuando lavamos nuestra ropa de tejido sintético en la lavadora, se degrada y libera fibras plásticas de muy difícil tratamiento que acabarán en ríos, mares y océanos.

Existen unas bolsas de lavado que retienen las fibras, impidiendo que éstas se vayan con el agua. Quizá no son la solución definitiva, pero si contribuyen a reducir ese 35%. Aquí tienes un ejemplo para esas prendas que ya tienes y no quieres tirar: Guppyfriend. Los beneficios de estas bolsas se destinan a la ONG ¡Stop! Micro Waste y, por 30 euros, las tienes disponibles en España gracias al comercio responsable René.

Guppyfriend, bolsa de lavadora

Lo ideal sería consumir menos prendas sintéticas. Con opciones naturales como algodón, lino, lana o cáñamo reduces la contaminación de la industria textil.

Aquí te dejamos una lista de tejidos naturales que seguro que te sorprenden.

Otra de las acciones que puedes llevar a cabo con facilidad es el cambio de tus productos cosméticos. En un bote de gel puede haber entre 130.000 y 2,8 millones de microesferas. Se estima que cada año más de 8.000 toneladas de plástico de origen cosmético llegan al mar en Europa. Estate alerta si aparecen los siguientes compuestos en los ingredientes: polietilino (PE), polipropileno (PP), tereftalato de polietileno (PET), nylon-12, nylon 6, poliuretano (PUR),copolímero acrílico (AC), polímero cruzado acrílico (ACS), poliacrilato (PA), polimetacrilato de metilo (PMMA) y poliestireno (PS).

A continuación, te dejamos algunas marcas que emplean microplásticos:

Una de las alternativas más respetuosas con el medio ambiente es la pastilla de jabón tradicional. Esta opción puede ser aún mejor si lo haces tú mismo al reciclar aceite.

Para la pasta de dientes existen diferentes opciones. Suelen contener aceites, arcilla o bicarbonato, aunque también puedes atreverte a hacer tu propia pasta casera.

Conclusiones

Con Piensa global, actúa local esperamos que hayas descubierto alguna nueva acción que llevar a cabo y te invitamos a que dejes un comentario que nos permita seguir aprendiendo, conocer tu experiencia y mejorar en próximos artículos.

Si te ha resultado interesante esta publicación te invitamos a leer otro de nuestros posts con más trucos ecológicos, como la cera de abeja o las nueces de lavado.