¿Qué es el Mindfulness?

El Mindfulness es una palabra que todos hemos oído últimamente en muchos sitios, sobre todo, en redes sociales. Pero, ¿sabemos de verdad lo que significa?

El Mindfulness, tal y como lo estamos conociendo en Occidente, surge en 1979 en la Universidad de Massachussets, de la mano de Kabat Zinn. Sin embargo, en la cultura oriental se lleva desarrollando durante milenios con el budismo y la meditación zen.

Podríamos definir el Mindfulness como: “prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar” (Mañas, 2009). De esta forma, podría entenderse como un tipo de meditación en la que se pretende hacer una observación continua del cuerpo y de la mente, tomando consciencia y aceptando nuestras experiencias tal y como son.

Esta técnica no trata de cambiar, eliminar o controlar nuestros pensamientos, sino que pretende que tengamos otra perspectiva de cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con los cambios que se producen en la vida.

¿Cómo desarrollar el Mindfulness?

Kabat-Zinn nos propone una lista de actitudes y comportamientos para ayudarnos con esta práctica, en nuestro día a día (Mañas, 2009).

¿Cómo empezar a practicar mindfulness?
no esforzarse, aceptación, ceder

¿Qué beneficios tiene?

Al practicar Mindfulness, conseguimos aumentar el conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos, sobre cómo vivimos y sobre nuestra manera de relacionarnos.

Practicar Mindfulness nos va a ayudar a desarrollar nuestra atención y concentración, y a disminuir el funcionamiento automático que tenemos en algún momento al tener presente la experiencia que estamos viviendo.

Además, como hemos visto antes, al trabajar nuestro autoconocimiento también podemos mejorar nuestra regulación emocional (Hervás, Cebolla y Soler, 2016). Esto es posible al reducir el impacto de las emociones negativas y al disminuir los pensamientos repetitivos.

Por último, nos gustaría destacar que la meditación no sólo provoca cambios a nivel emocional, ya que existen investigaciones que demuestran las variaciones que produce a nivel cerebral (Hervás, Cebolla y Soler, 2016). Estas alteraciones están relacionadas, en su mayoría, con un aumento de la cantidad y del volumen de materia gris en las áreas encargadas de regular las emociones, el autocontrol y la atención.

¿Cómo empiezo a practicar Mindfulness?

Para introducirse en este mundo, os dejamos a continuación una audioguía (15’), en la que encontraréis una práctica de Mindfulness del Dr. Juan-Carlos Luis-Pascual, profesor de la Universidad de Alcalá.

La propuesta del mindfulness es centrarse objetivamente, con distancia, en todos aquellos estímulos físicos, emociones y pensamientos que surgen en nosotros. Apreciar su flujo, cómo varían, cómo aparecen y desaparecen, todo ello con curiosidad, centrándonos en el presente, momento a momento, habitando nuestro cuerpo y viviendo nuestra vida. Ello evita las especulaciones del futuro y las rumiaciones del pasado (Luis-Pascual, 2019).

Referencias bibliográficas:

Hervás, G., Cebolla, A., & Soler, J. (2016). Intervenciones psicológicas basadas en mindfulness y sus beneficios: estado actual de la cuestión. Clínica y salud, 27(3), 115-124.

Luis-Pascual, J.C. (2019). Impacto del Programa Mindfulness Basado en la Terapia Cognitiva: estudio de caso en la Universidad de Alcalá. RIECS Revista de Investigación y Educación en Ciencias de la Salud, 4(S1), 28-38

Mañas, I. (2009). Mindfulness (Atención Plena): La meditación en psicología clínica. Gaceta de psicología, 50, 13-29.