Remedios caseros

Hoy vamos a hablar de los remedios caseros o fitoterapia. Este tratamiento surgió con las primeras civilizaciones, donde existían dos pensamientos opuestos: el empirismo primitivo, uso de hierbas o remedios obtenidos de la naturaleza, y la medicina mágico-religiosa, es decir, dejando la curación en manos de los dioses.

En nuestros días, muchas de esas plantas siguen estando ahí y continúan sirviéndonos para aliviar algunos síntomas de manera natural, sin tener que recurrir a productos químicos, siempre y cuando no presentemos ninguna enfermedad que requiera la consulta con un experto. Además, periodos como el embarazo o la lactancia son momentos más sensibles en los que debemos seguir las prescripciones de los médicos para así evitar cualquier problema.

Por ejemplo, el Dr. Josep Lluís Berdonces, médico y fitoterapeuta, autor del libro Enciclopedia de fitoterapia y plantas medicinales (Ed. RBA), entre otros muchos, nos recomienda conocer la procedencia de estas plantas. Para ello, debemos adquirirlas en puntos regulados y controlados por el Ministerio de Sanidad.

Algunas de las funciones atribuidas a diversas plantas son las siguientes:

Alivio de los síntomas del resfriado:

Mezclar ajojengibre natural, zumo de limón y miel en agua tibia, permite tener una serie de mejoras al tomarlo tres veces al día.

Esto es debido a las propiedades de esta bebida antibacteriana, antiviral y antinflamatoria, siguiendo con el Dr. Andreas Michalsen del Hospital Immanuel de Berlín.

Este mismo doctor aseguró el poder del jengibre para reducir el colesterol.

Cómo curar el resfriado. Remedios de la abuela.

Desaparición de la tos:

El Dr. Andreas encontró otra receta con productos naturales para evitar bacterias y virus.

Para ello, es necesario poner un cazo en el fuego con dos vasos de agua y una cebolla pelada y cortada en trozos grandes. Una vez que hierva, se deja reposar el jarabe, se cuela y se agrega zumo de limón y una cucharadita de miel. De esta forma, tendremos listo nuestro remedio natural frente a la tos.

Mejora de la afonía:

Para cuidar nuestra garganta, resulta interesante utilizar zumo de aloe vera mezclado con agua mineral al 50%. Con la mitad del vaso haremos gárgaras y el resto lo beberemos una o dos veces al día.

El aloe vera tiene virtudes antinflamatorias y cicatrizantes para las mucosas de la garganta. Además, nos ayuda a reducir los reflujos gástricos, que también pueden ser los causantes de la afonía en algunos casos (Javier Mansa, terapeuta natural).

Remedio contra la afonia

Eliminación del acné:

¿A quién no le han salido alguna vez granitos molestos causados por cambios hormonales?

Una buena ayuda es la arcilla, tanto verde como roja, que, debido a sus propiedades anticongestivas y depurativas, acelera la cicatrización y la regeneración de la piel dañada.

Disminución del mal aliento:

Para mitigar el mal aliento, podemos tomar una infusión de hojas de menta

Este remedio casero resulta eficaz si se aplica después de cada comida.

Otra alternativa son las hojas de alcachofa que, además, ayudan a evitar los gases y la hinchazón abdominal tan molesto.

Desaparición de mareos:

Si tus hijos se marean cuando viajáis, aparte de procurar que miren siempre hacia delante o escuchen música relajante  prueba a darles una manzana verde como tentempié.

Esta fruta deberá ser ingerida con la piel, ya que contiene una sustancia que también se encuentra en los fármacos antimareos, tal y como asegura el Dr. José Javier Blanquer, médico de familia.

Esperamos que estos remedios caseros y naturales te resulten útiles y te permitan mejorar tu salud. Si quieres continuar aprendiendo sobre una vida más natural, te invitamos a visitar el área “Tierra y campo” para conectar un poco más con el medio ambiente.

Referencias bibliográficas:

Saber Vivir. (2017). Como prevenir y aliviar el mareo en el coche. Saber Vivir website: https://www.sabervivirtv.com/medicina-general/como-prevenir-aliviar-mareos-coche_1227

Serra, B. I., & Lluís, J. (1998). Gran enciclopedia de las plantas medicinales: medicina natural del tercer milenio.

Michalsen, A. (2018). Curar con la fuerza de la naturaleza.