Ya no se hacen las cosas como antes

¿Arreglar un producto o comprar uno nuevo?

Esta frase tan de abuelo puede parecer un tópico para las personas que no han sabido adaptarse a los procesos de modernización ni actualizarse, anhelando el recuerdo de un “pasado mejor”. Sin embargo, en este artículo os daremos motivos para afirmar que actualmente “ya no se hacen las cosas como antes”.

Tal y como hemos tratado en artículos anteriores, vivimos en la era del consumo (motor de nuestra sociedad capitalista), ya que es lo que permite que gire la rueda de la economía.

Este sistema económico hace que nos encontremos con una disyuntiva que no era tan habitual hace unos años: tomar una decisión cuando un objeto se ha roto o deteriorado. Por un lado, podemos arreglarlo (decisión más común hace unos años), cambiar alguna pieza o llevarlo a un taller y, por otro lado, podemos sustituir este producto por uno nuevo (decisión más recurrente en la actualidad).

En tu caso, ¿acudes a una mercería a cambiar un botón o una cremallera o prefieres comprar un pantalón nuevo en las rebajas?

¿Tu comportamiento es distinto en función de la edad que tienes?

Reparar frente al consumismo

Para responder a estas preguntas, en primer lugar, tenemos que entender que el contexto cultural y social influye y repercute en cómo vemos el mundo e interactuamos con él.

La vida hace unos años: necesidades básicas

Las personas ancianas, quienes defienden que antes las cosas eran de mejor calidad, vivieron un periodo de post guerra en el que predominaba la escasez y la necesidad.

Poder costearse los recursos básicos era lo prioritario y todo lo demás podría establecerse como lujo. En este segundo apartado podemos englobar electrodomésticos y demás utensilios que, pese a que hoy en día son considerados básicos, hace unos años no eran prioritarios. Así mismo, la ropa, más allá de la necesaria para el día a día, era considerada un lujo. Por ello, debido a la escasez y pobreza vigente en el contexto de nuestros mayores, la cultura predominante era la de reparar y arreglar los objetos, los cuales los acompañarían durante toda su vida útil.

Esta visión era compartida por las empresas que producían y vendían los productos, que estaban más interesadas en ofrecer artículos de calidad y duraderos.

La vida ahora: consumismo

Hoy en día vivimos en una era fuertemente marcada por el consumo, llegando a ser una necesidad impuesta. Ya no vivimos en un contexto definido por la necesidad y la escasez, sino todo lo contrario. El capitalismo ofrece una falsa sensación de abundancia en la que todos tenemos cubiertas nuestras necesidades básicas, por lo que es oportuno la aparición de nuevas “necesidades” por las que nos veamos impulsados a gastar.

Como explica el sociólogo Zygmunt Bauman en su obra Vida de consumo, estamos condicionados por un consumo desmedido que limita nuestro ser a lo que tenemos: “Soy quién soy por cómo me reconocen los demás” (Bauman, 2007).

Esta necesidad de consumir por el mero hecho de ostentar es aprovechada por las empresas, ofreciendo un producto más “asequible” pero con una vida útil muchísimo más corta. De esta forma, fuerzan a los consumidores a comprar de manera periódica, lo cual no les molesta, ya que esto les permite mantener su estatus de “soy lo que tengo”.

Apple. Obsolescencia programada.

Un ejemplo práctico y claro es el de la marca de smartphones Apple, la cual fue llamada a juicio en 2017 tras quedar demostrado que estaban manipulando sus productos más antiguos para que estos fuesen más lentos y menos eficientes, forzando a los consumidores a decantarse por los productos más nuevos y, por ende, más caros.

Imitaciones. Ostentar y consumir

Otro ejemplo del modelo actual de compra es el aumento de las falsificaciones de productos textiles, cosméticos, etc. Esto refleja ese afán por aparentar frente a la búsqueda de un producto de calidad, suponiendo un problema para las marcas y el planeta.

Conclusiones

Por tanto, y volviendo a la frase “ya no se hacen las cosas como antes”, definitivamente y remitiéndonos a los hechos, razón no le falta, ya que en la actualidad la mayor parte de las empresas han optado por productos de fácil reemplazo.

Si te interesa este tema te animamos a ver nuestro artículo Política verde.

Referencias bibliográficas:

Bauman, Z. (2007): Vida de consumo; Madrid, Fondo de Cultura Económica.

BBC. (2020). iPhone de Apple: la millonaria multa contra la firma de EE. UU por hacer más lentos sus modelos más antiguos. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-51423090